lunes, 25 de octubre de 2010

LA ECONOMÍA DE CHUQUISACA EN 2009


Uno de los pilares del futuro proceso autonómico son los recursos económicos y el aparato productivo con los que cuenta cada región para asegurar, con sostenibilidad, las competencias a ser descentralizadas. Más allá de los componentes políticos, territoriales y competenciales, que hacen a las autonomías, creemos útil presentar algunos datos de la situación actual de la economía regional. A continuación haremos un breve análisis de la economía chuquisaqueña para los años 2008 y 2009 utilizando los datos brindados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y publicados en su página web www.ine.gov.bo .
La primera constatación es la pequeñez de la economía Chuquisaqueña, ya que su participación en el PIB nacional para el año 2008 fue de apenas de 4,63%, lo que significa que de cada 100 bs. que produce el país, en tanto bienes y servicios, apenas 4,6 bs. se producen en Chuquisaca.
El dato preocupante es que este porcentaje bajó para el año a 4,49, es decir 14 puntos, que es una pigricia en términos porcentuales pero que en monetarios significó un bajón de aproximadamente 118 millones de bolivianos en el PIB regional, lo que a su vez tuvo repercusiones en el Producto Interno Bruto per cápita que, para 2009 fue de 1.214 dólares, muy por debajo del promedio nacional de 1.683 dólares. Si ya el PIB per cápita del país es bajísimo, lo es aún más del departamento de Chuquisaca.
Un aspecto interesante en el análisis económico es que entre los años 2008 y 2009 hubo un notorio cambio en la composición del PIB departamental de Chuquisaca. En 2008 las tres principales actividades económicas estaban nucleadas en Extracción de Minas y Canteras (entiendasé gas y petróleo) con un 16,64% de participación; Servicios de la Administración Pública 15,84%; Agricultura, Silvicultura, Caza y Pesca 15,50%, lo que configuraba la identidad productiva chuquisaqueña: minero y petrolífera primero, burocrática después y agropecuaria luego.

Esta composición sufre un notorio cambio para el 2009, ya que los tres primero sectores que se destacan en la composición del PIB, son servicios de la Administración Pública 19,81%; Agricultura, Silvicultura, Caza y Pesca 16,03%; Industrias Manufactureras 14,68%, quedando la explotación de Extracción de Minas y Canteras 8,96% en un deshonroso quinto lugar. Es decir Chuquisaca se hace primero burocrático, segundo agricultor y luego petrolífero.

¿A qué se debe este cambio?, pues no a un sustancial desarrollo de la producción agrícola que en promedio creció en un 1, 5 % sino a un repunte del sector manufacturero que creció en casi un 8% y, lo que es preocupante, a un gran descenso de la actividad extractiva centrada en la actividad petrolífera que registró una disminución de 12,89%, y de la producción gasífera que descendió en un 23, 77 %., en la misma medida en que el campo Monteagudo y Vuelta Grande registraban un histórico descenso en su producción.

Si tomamos en cuenta que el gas es el 97% de las exportaciones de Chuquisaca, estos cambios han tenido impactos negativos en el conjunto de las exportaciones departamentales y, por supuesto, en la cantidad de recursos departamentales ya que el bajón en la producción gasífera representó una merma de 84 millones de dólares que dejaron de percibir las arcas nacionales y departamentales o dicho en términos más dramáticos 84 millones de dólares menos para salir de la pobreza.
Esta situación también tuvo efectos negativos en los ingresos de la Prefectura hoy Gobernación, ya que dejo de percibir por conceptos de Impuesto especial a los hidrocarburos 24 millones de bs., y por el conocido Impuesto Directo a los hidrocarburos (IDH) 38 millones de bs, que hacen un total de 62 millones de bolivianos menos para proyectos de desarrollo.

La buena noticia en este panorama, es que la producción de cemento, que hoy se ofrece como una posibilidad para el desarrollo de cadenas productivas, ha registrado un asenso entre 2008 y 2009 de 17,53%, teniendo como uno de sus importante mercados a Chuquisaca ya que un 18,13% del cemento de FANCESA se vende en este departamento , lo que es un reflejo del entusiasmo por la construcción y casa propia que aqueja a buena parte de nuestra población.

En suma, el gran desafío para la gobernación departamental estriba en cambiar la tendencia decreciente de la producción petrolífera y gasífera de Chuquisaca. Esto se logrará, por supuesto, con mayores inversiones que ha asegurado el gobierno nacional y lo que es más importante, con planes y proyectos que destinen los recursos hidrocarburíferos a actividades productivas que diversifiquen nuestra producción y nuestros bienes exportables. Cosas obvias, pero muy poco debatidas y peor tomadas en cuenta en nuestra región.

2 comentarios:

javier dijo...

Hola Franz:

Leí atentamente tu artículo, a más de presentarnos datos preocupantes sobre la realidad econímica de la región, pues se evidencia no más una larga tradición del ser sucrense, la misma que se arrastra desde la colonia, es decir su cómoda posición al momento de pensar en el desarrollo, por ello las escazas inversiones y la caprichosa idea de apostar siempre por la burocracia, si recuerdas, el discurso por la capitalía estaba centrada en la idea de que sucre quería los tres poder para ampliar la burocracia sucrense y hacer de ella un eje de desarrollo.

felicidades por tu artículo

saludos

javier

Anónimo dijo...

very good